Tribunal Oral condena a sujeto que cercenó el cadáver de su víctima en Canela

Cuerpo de la víctima apareció por diversas partes en la comuna de Canela.

Luego de 8 días de juicio oral, el Tribunal Oral en lo Penal de Ovalle encontró culpable a un imputado, A.E.G.A. del delito de homicidio simple contra un anciano, hecho ocurrido en septiembre del año 2018.

El cuerpo del afectado, dividido en partes, fue encontrado por distintos sectores de la comuna de Canela y el imputado fue detenido en la ciudad de Mejillones, en la región de Antofagasta, lugar hasta donde huyó.

La Fiscalía aportó prueba testimonial y pericial, y se acreditó que el afectado murió por asfixia y tras aquello su cuerpo fue cercenado.

“Era una de las posibilidades que fuera condenado por homicidio simple”, dijo el fiscal de Los Vilos, Rodrigo Gómez.

La Fiscalía además encargó pericias para determinar si el sujeto padecía algún trastorno psiquiátrico. “Lo cierto es que no tiene enajenación mental alguna”, dijo.

Prueba clave

Una pericia de una huella digital obtenida el 23 de septiembre fue clave para acreditar la responsabilidad del sujeto. “Estaba en la banda que cubría el torso (de la víctima). En un par de días nos dio luces de quien era el actor de dicha acción. Eso sumado a bastantes testigos los que pudieron establecer día, hora y lugar aproximado donde fue visto este señor incluso zamarreando días antes, golpéandolo y agrediéndolo pudimos acreditar los hechos”, dijo el fiscal Rodrigo Gómez.

El sujeto además fue sentenciado por violación tentada en juicio abreviado contra una mujer, hecho que ocurrió antes de la formalización por el homicidio del anciano (mayo de 2018) y que por el cual fue condenado en abril del 2019.

La sentencia de los jueces de Ovalle será conocida el 10 de marzo próximo.

El tribunal dio por establecido, más allá de toda duda razonable que entre el 19 y 20 de septiembre de 2018, en horas de la noche, González Andrade agredió con golpes puño a la víctima José del Transito Pérez Cortés, de 89 años de edad, mientras éste se encontraba al interior de su domicilio, tras lo cual procedió a sofocarlo, falleciendo la víctima a causa de asfixia. Posteriormente, procedió a mutilar su cuerpo y envolver con ropa y cinta adhesiva cada una de las partes, las que distribuyó en un pozo séptico de una casa aledaña y en el patio del inmueble.

En cuanto a la alegación de imputabilidad disminuida, alegada por la defensa, el tribunal la rechazó debido a que “(…) el acusado según la pericia médica psiquiátrica, si bien presenta un trastorno de personalidad antisocial y un trastorno de desarrollo intelectual, esto no compromete su responsabilidad, y además no constituyen enajenación mental, no encontrándose su nivel de peligrosidad asociado a patología mental. Además, el acusado presenta capacidad para llevar una vida normal, para formar una familia, para realizar labores más allá de las manuales en algún tipo de competencia técnica, y los documentos de la defensa resultan, además de antiguos, insuficientes para una apreciación diversa”.

Te puede interesar …